¿Queda alguna esperanza para que este año se celebren festivales?

Escrito por el 19 mayo 2020

La celebración en España de festivales es a día de hoy una posibilidad, pero oculta un destino negro que nadie desearía.

La fase 1 de la desescalada ha llegado para la mayor parte de España, solo Madrid, Barcelona y parte de Castilla y León se quedan en la fase 0 con ciertos alivios. Parece que todo avanza hacia la nueva normalidad y con ello se abre la posibilidad de acudir a diferentes eventos culturales y diferentes opciones de ocio.

Sin embargo, ¿Qué pasa con los festivales? ¿Son posibles su realización? ¿Por qué si siguen siendo posibles hay cambios de fecha? ¿Por qué no han cancelado todos y sí algunos pocos?

Hace un mes, escribía un hilo en Twiter donde explicaba los motivos por los cuales los eventos multitudinarios no iban a celebrarse.

En él comentaba que la decisión de la cancelación debía venir del gobierno central, ya que era la forma en la que las aseguradoras podrían recompensar a los organizadores de forma justificada. Si el festival cancelase desde su propia decisión, estos perderían la parte de la cláusula correspondiente por cancelación, y por lo tanto las perdidas generadas podían ser millonarias.

El cartel es otro de los aspectos importantes. La negociación con los artistas para mantener el Line Up es un trabajo muy duro que requiere de más negociaciones, control de fechas y por su puesto dinero.

Dinero que puede perderse dependiendo de la legislación vigente sobre devolución de entradas. Algunos países europeos han prohibido la devolución de entradas con el fin de evitar las posibles pérdidas relacionadas con este factor.

Suponiendo que las fases siguiesen avanzando con normalidad, se hace muy extraño imaginar un festival del nivel del Medusa (Cullera) o Dreambeach (Almería) sin el auge del público internacional. Por suerte, la localización de los dos festivales más importantes de España se celebran en zona costera, lo que atrae al aficionado extranjero. ¿Es viable realizar un festival con un mínimo de un 10% de visitantes de fuera de nuestras fronteras?

Suponiendo que si fuese rentable, otro de los aspectos a tener en cuenta es la limitación de aforo. A día de hoy es inviable alojar en un mismo recinto a 150.000 personas. El aforo limitado es y será una realidad para garantizar la seguridad de los asistentes, pero no es factible si pensamos en el impacto económico.

Devolución de entradas

La cancelación o modificación de fechas da derecho al consumidor de poder devolver su entrada si este así lo desea. Ultra Beach Festival, por ejemplo, además de permitir la devolución, da cierto privilegios tales como un crédito de cashless para su uso en el festival valorado en el 10% del coste de la entrada o un cupón del 25% para el merchandising a quienes se queden con la entrada para su edición de 2021. Un aliciente sin duda para aquellos que sigan pensando en ver a Galantis o Pendulum.

Varios festivales se han sumado a esta posibilidad con la idea de evitar la devolución de entradas masivas que podría suponer su bancarrota y por consiguiente, la muerte de la escena española y europea tal y como la conocemos. Pese a que las ayudas de las administraciones son una realidad en mucho de los festivales actuales, y suponiendo que llegasen a tiempo, no sería suficiente parar poder frenarlo.

Sin duda, una situación muy compleja en la que los aficionados a la electrónica debemos apoyar la escena más que nunca. Nuestra entrada además de permitirnos disfrutar de un fin de semana increíble, ahora puede ayudar a que en los años posteriores podamos seguir disfrutando al mismo nivel. Esta vez, nuestra entrada vale por dos.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background